Incapacidad de la Seguridad Social y COVID-19: COVID de largo recorrido y estrategias para sus reclamaciones y apelaciones por incapacidad

26 de enero de 2022

https://www.cliffordlaw.com

A medida que la pandemia de COVID-19 continúa en todo el país, el impacto que tendrá en el sistema de incapacidad de la Seguridad Social es aún ampliamente desconocido, pero el número de reclamaciones potenciales podría ser asombroso.

Sólo en Estados Unidos, aproximadamente 57 millones Se han notificado casos de COVID-19 con más de 800.000 muertes.  Los estudios demuestran que 25% de los pacientes desarrollan síntomas a largo plazo que duran meses. Se espera que los buques de larga distancia COVID-19 a ser la mayor afluencia de nuevas solicitudes de discapacidad en la historia moderna.

Una de las preguntas que se plantean muchos solicitantes de una incapacidad es si una persona que sufre los efectos a largo plazo de la COVID-19 puede tener derecho a las prestaciones de incapacidad de la Seguridad Social.

¿Qué es el COVID-19 de largo recorrido?

Según el CDCEn el caso de la COVID-19 de larga duración, se trata de una serie de síntomas nuevos o continuos que pueden durar meses después de la primera infección.

Los síntomas duraderos más comunes del COVID de larga duración son:

  • Dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Tos
  • Dolor de pecho
  • Dolor en las articulaciones

Otros síntomas son:

  • Cuestiones cognitivas
  • Depresión
  • Dolores de cabeza
  • Palpitaciones del corazón
  • Dolores musculares

Algunos pacientes experimentan Efectos multiorgánicos que provocan daños en el corazón, los pulmones, los riñones, la piel y otros sistemas orgánicos como la función cerebral y las afecciones autoinmunes.

Lo que debe saber sobre el Síndrome de Cuidados Post-Intensivos

Los pacientes de COVID-19 que estuvieron hospitalizados y con respiradores durante un período prolongado debido a una enfermedad grave pueden experimentar síndrome de cuidados posintensivos.  

El síndrome de cuidados intensivos se refiere a los efectos sobre la salud que incluyen debilidad severa, problemas de pensamiento y juicio, y trastorno de estrés postraumático que comenzaron mientras estaban en cuidados intensivos y continúan mucho después de haber regresado a casa. Aunque es mucho menos frecuente, los niños pueden experimentar los mismos efectos a largo plazo que los adultos. Sin embargo, los expertos médicos siguen aprendiendo más sobre los efectos a largo plazo asociados a la COVID-19, quién los padece y por qué.

Determinación de la discapacidad

La Administración de la Seguridad Social ("SSA") define la discapacidad como la "incapacidad para realizar cualquier actividad sustancial y lucrativa ("SGA") a causa de cualquier impedimento físico o mental médicamente determinable que pueda provocar la muerte, o que haya durado o se pueda esperar que dure un período continuo de 12 meses".

Para cumplir esta definición, la SSA utiliza un proceso de evaluación secuencial de cinco pasos:

  • ¿Realiza usted un trabajo remunerado sustancial (SGA)? Si la respuesta es afirmativa, entonces no eres discapacitado.
  • ¿Tiene una discapacidad física o mental grave y determinable médicamente que cumpla el requisito de los 12 meses de duración? Si la respuesta es negativa, no está discapacitado.
  • ¿Su(s) impedimento(s) médico(s) grave(s) cumple(n) o es(son) igual(es) a uno de los listados de impedimentos de la SSA? Si la respuesta es afirmativa, está incapacitado. Si la respuesta es negativa, la evaluación continúa.
  • Teniendo en cuenta sus limitaciones funcionales, conocidas como capacidad funcional residual ("RFC"), ¿puede realizar alguno de sus trabajos anteriores relevantes ("PRW")? Si la respuesta es afirmativa, entonces no eres discapacitado.
  • Teniendo en cuenta su edad, su formación, su experiencia laboral y su RFC, ¿puede hacer un ajuste para desempeñar cualquier otro trabajo disponible en número significativo en la economía nacional? Si la respuesta es no, entonces está incapacitado.

¿Es COVID-19 al menos igual a una deficiencia reconocida por la SSA?

El primer argumento a tener en cuenta para la discapacidad como paciente de largo recorrido COVID-19 es en el Paso 3 con el cumplimiento o la igualdad de uno de los Listados de Deficiencias.

Aunque la SSA reconoce que la COVID-19 es una deficiencia médica, no dispone de un listado médico específico para la misma. Sin embargo, la SSA sí dispone de listados para deficiencias relacionadas, como los trastornos respiratorios crónicos, las enfermedades cardíacas, las enfermedades renales crónicas, el cáncer, los trastornos neurológicos, el trastorno por estrés postraumático (TEPT) y los trastornos del sistema inmunitario, que podrían ser aplicables. Por ejemplo, debido a los daños en los órganos, un paciente con una enfermedad renal crónica puede verse abocado a recibir diálisis a largo plazo después de la COVID-19. En ese caso, según el listado 6.03, un paciente con enfermedad renal crónica que recibe diálisis de larga duración tiene derecho a una discapacidad. Esto es sólo la punta del iceberg, ya que pueden surgir o empeorar muchas condiciones preexistentes o nuevas deficiencias después de la enfermedad.

¿Afecta la COVID-19 a su capacidad funcional residual?

Otro argumento a favor de la discapacidad se basa en el resultado del RFC utilizado en la evaluación secuencial de los pasos 4 y 5. La RFC es una evaluación médica de lo que una persona puede hacer en un entorno laboral a pesar de las limitaciones funcionales y las restricciones ambientales impuestas por todas sus deficiencias médicamente determinables.

El hallazgo del RFC tiene en cuenta capacidades físicas como levantar y transportar, sentarse, estar de pie y caminar, alcanzar, manipular y agacharse. Las capacidades mentales evaluadas incluyen aspectos como la capacidad de entender, recordar y llevar a cabo instrucciones; y responder adecuadamente a los supervisores, a los compañeros de trabajo y a las presiones laborales en un entorno de trabajo. También se tienen en cuenta otras capacidades como la visión y el oído.

Los efectos a largo plazo de COVID-19 podrían afectar a algunas o a todas las actividades laborales que se tienen en cuenta para determinar el RFC de una persona. La falta de aliento, la fatiga y el dolor en las articulaciones inhibirían la capacidad de una persona para realizar actividades laborales físicas como estar de pie, caminar, levantar y cargar. Los efectos cognitivos o mentales a largo plazo derivados del síndrome de cuidados intensivos o del trastorno de estrés postraumático podrían limitar la capacidad de realizar los requisitos mentales del trabajo, como comprender, recordar o llevar a cabo instrucciones. Si la totalidad del RFC es lo suficientemente limitante como para impedir la realización de un trabajo de PRW y de cualquier otro trabajo en la economía nacional, sería apropiada una constatación de discapacidad.  

Además, la necesidad de atención médica periódica, el dolor crónico, la fatiga y el malestar post-ejercicio podrían afectar a la capacidad de alguien para mantenerse concentrado en las tareas del trabajo o afectar a su capacidad para presentarse o permanecer en el trabajo de forma regular. Las normas y reglamentos de la SSA exigen que las evaluaciones del RFC tengan en cuenta la capacidad máxima restante de una persona para realizar actividades laborales sostenidas en un entorno de trabajo ordinario de forma regular y continuada. Una "base regular y continua" significa 8 horas al día, durante 5 días a la semana, o un horario de trabajo equivalente. Por lo tanto, si un individuo es incapaz de completar una jornada o una semana de trabajo normal debido a los síntomas a largo plazo relacionados con la COVID-19, la conclusión de la discapacidad sería adecuada porque no podría mantener las actividades laborales de forma regular y continua.

Conclusión: tiene opciones para reclamar la incapacidad por su COVID de larga duración

La discusión anterior cubrió algunas de las vías potenciales de cómo una persona que sufre de los efectos a largo plazo de la COVID-19 podría calificar para los beneficios de incapacidad del Seguro Social. Si usted está sin trabajo debido a la COVID-19 de larga duración, debe considerar la posibilidad de consultar con un abogado con experiencia que entienda el proceso de discapacidad y pueda asesorarle sobre sus opciones. Los datos de la SSA muestran que la representación de la discapacidad con experiencia puede mejorar significativamente sus posibilidades de éxito. Solo en 2018, el 58,7% de los solicitantes representados recibió una decisión total o parcialmente favorable en su solicitud de discapacidad, en comparación con solo el 17,4% de aquellos sin representación.

Envíenos un mensaje

  • Este campo es para fines de validación y debe dejarse sin cambios.

IMG_6850

Todo comienza con una conversación. Reserve una llamada con Gravis Law